Bogotá ¿Capital o Clúster?

Criticar sobre lo que ha sido el manejo de la capital en materia de infraestructura es llover sobre lo mojado. Hacer algo diferente en esta materia es fundamental para el Estado y no para los gobiernos de turno.

Colombia tiene quizá el modelo más descentralizado de los países latinoamericanos, pensaría incluso que puede ser uno de los más exitosos de la región en esta materia, pues Colombia no concentra el PIB en la Capital, por el contrario este se distribuye en cinco regiones, a saber: 1. Centro 29,3%; 2. Antioquia y Eje Cafetero: 13% 3; Occidente: 9,4%; 4. Costa Caribe: 7,9% (Sólo Barranquilla y Cartagena) y 5. Oriente: 7,6% (Santanderes). Sumando estas cinco regiones se llega a la 67.2% (DANE de 2104). El resto del PIB se distribuye, inequitativamente, en el resto de las regiones.

Con estos datos se puede inferir que las oportunidades que aún tiene Bogotá son innumerables. Por ejemplo, podría llegar a ser un nodo logístico o ‘clúster’ para el país. El estar lejos de los puertos y a 2,600 metros sobre el nivel del mar, no debe ser óbice a las oportunidades que Bogotá podría brindar a sus vecinos y al resto del país. Si se logra concretar la inversión en infraestructura en el territorio nacional, se debe pensar en la intercomunicación desde y hacia la Capital.

Con el impulso de la infraestructura que va a afrontar el país, Bogotá debe potencializarse como un nodo logístico y con ello se potencializaría la venta de servicios provistos por empresas colombianas, incluso atraería inversión extranjera. Para ello, la construcción de un sistema de transporte multimodal (férreo, aéreo y vehicular) debe ser el caballo de batalla del Estado.

Son muchos los desafíos de la intermodalidad del transporte, no sólo para Bogotá sino para el resto del país. Es que la solución de la movilidad no es sólo para los bogotanos sino para la competitividad de la nación, es por eso que cualquier solución propuesta debe venir aislada de planes políticos, pues estos no sólo son sesgados sino miopes. La solución debe ser holística, por eso debe ser una política de Estado que no dependa de la administración local de turno. Para ello, debe construirse un plan estratégico en el que el Estado incluya a Bogotá como clúster capital y genere clústeres alternativos en ciudades intermedias, sobre todo en ciudades o poblaciones donde existan bajos índices de empleo.

Con el desarrollo de clústeres o de nodos logísticos, se logrará desarrollar económica y socialmente a las comunidades y, lo más importante, se brindará una calidad de vida que inspirará la generación de emprendimiento sostenible.

Por otro lado, la competitividad de las ciudades clúster ayudará en la optimización de los costos de los productos exportables. Pero no sólo se puede pensar en las exportaciones, pues el consumo interno debe mejorar y para ello la producción nacional debe ser más competitiva con los productos importados. Esto se puede lograr con el desarrollo de una infraestructura de transporte intermodal en el que se desarrollen ‘ciudades clústeres’, donde Bogotá podrá ser llamada clúster capital.


Felipe Jánica – Partner and Market Segment Leader, EY Colombia.