5 elementos claves para valorar su compañía

TAS-valoracion

Un rápido recorrido por las valoraciones

Cada día se vuelve más común oír hablar de valoraciones y de la necesidad de las empresas de conocer su valor real o lo que se conoce en el mundo financiero como el fair value o el valor justo de mercado; este concepto busca recoger el proceso de determinación del valor justo de un activo, sea financiero, tangible o intangible y que tiene como objetivo establecer el valor a pagar por la adquisición de un activo medido sobre la base de los flujos de caja futuros que puede generar dicho activo.

La valoración entonces supone intentar pronosticar el futuro de una compañía, identificando sus generadores de valor y convirtiendo dichos pronósticos en el valor de un activo gracias a la aplicación de los principios de valoración.

Los principios de valoración se pueden resumir en 5 elementos claves que deben ser tenidos en cuenta en el proceso de valorar:

  1. La base de los modelos de valoración es que los mercados son imperfectos (no todos los agentes del mercado tienen acceso a la misma cantidad y al mismo nivel de detalle en la información) y por ello cometen errores asignando el precio de los activos; normalmente en el mercado el precio es determinado por la oferta y la demanda, lo que puede ocasionar que el precio pagado por un activo tenga una desviación significativa del valor justo si se presenta una mayor oferta a la demanda, en cuyo caso el activo podría estar subvalorado, o si se presenta una mayor demanda a la oferta, el activo podría estar sobrevalorado.
  2. Si contrario al principio anterior, los mercados son perfectos se puede asumir que el mejor precio para un activo es aquel que le ha asignado el mercado, caso en el cual el propósito de los modelos de valoración será identificar los generadores de valor para soportar el valor asignado por el mercado.
  3. Si al realizar una valoración el resultado, o valor del activo, está muy alejado del valor asignado por el mercado, se deben revisar los supuestos y tener la seguridad de la valoración ya que normalmente se asume que el mercado asigna los valores a los activos de forma correcta.
  4. Como el proceso de valorar es complejo y lleno de subjetividades, es importante usar la menor cantidad de supuestos posible e incluir solo aquellos determinantes en la definición de valor de un activo.
  5. Los modelos de valoración no son los que valoran las empresas, lo hacen las personas y eso hace que el proceso tenga un alto componente de subjetividad.

La valoración juega un papel cada vez más relevante en los diferentes campos de las finanzas y hoy en día se usa a nivel de finanzas corporativas para realizar fusiones y adquisiciones y por supuesto para la administración de portafolios.

El campo de acción del proceso de valoración en las finanzas corporativas se ha concentrado en ser el soporte del objetivo principal de esta rama de las finanzas, que es maximizar el valor de la firma, este proceso se realiza a través de la conexión de las decisiones gerenciales con la estrategia corporativa y estas a su vez con el aumento del valor de la compañía, que se da gracias a la adecuada evaluación de los proyectos en los que participe la empresa, cómo los financie y la política de dividendos que adopte.


Andrés Gavenda – Socio Líder de Transaction Advisory Service (TAS)


 

Bibliografía

  • Damodaran, Aswath (2002), Investment Valuation: Tools and techniques for determining the value of Any Asset, Editorial Wiley, Segunda Edición.
  • http://pages.stern.nyu.edu/adamodar/