La tecnología una de las prioridades de inversión para los bancos

El estudio “Perspectiva Bancaria Global 2017” (‘Global Banking Outlook 2017’) de la firma EY concluyó que el 60% de los bancos, a nivel global, planean invertir en nuevas tecnologías a medida en que se mantengan los desafíos del mercado y así lograr un equilibrio entre rendimiento y crecimiento. El 11% de los ejecutivos encuestados espera mejorías en su desempeño financiero en los próximos 12 meses para realizar su inversión en este rubro.

La encuesta fue realizada a ejecutivos senior de casi 300 bancos de África, América, Asia, y Europa e identificó dos prioridades para el crecimiento en el sector: reclutar y retener talento e invertir en nuevas tecnologías orientadas al cliente. En tercera posición, con un porcentaje menor a las anteriores, está el lanzamiento de nuevos productos.

Para los expertos la incertidumbre a nivel mundial no debe ser un obstáculo para innovar. Claudia Gómez, socia directora de los Asesoría para el sector financiero de EY, destaca: “La tecnología es fundamental para habilitar la innovación de una entidad de servicios financieros, con el fin de servir a sus clientes, obtener mayores ingresos, administrar riesgos, realizar operaciones eficientemente y obtener los resultados esperados.”

El informe alienta a los bancos a hacer menos, a racionalizar sus modelos operativos y a asociarse con compañías ‘Fintech’ y otros disruptores de la industria para ofrecer mejores servicios, y ser incansable en la expulsión de los costos y la gestión de los riesgos, que ayudan a proteger a la organización.

Por su parte, Gustavo Díaz, socio de la práctica de Asesoría para el sector financiero, menciona que “un factor clave de éxito para las instituciones financieras es desarrollar un ecosistema eficiente. Las entidades deben buscar formas innovadoras de optimizar el uso de sus recursos para el logro de sus objetivos, manteniendo un adecuado ambiente de control que mitigue los riesgos y cumpla con los requerimientos de los entes de control y el regulador”.

En este sentido, el análisis realizado por EY destaca que los bancos deben mejorar en cinco áreas específicas:

  1. Reformar: la industria bancaria se concentrará en torno a cuatro modelos de negocio principales: boutiques locales, boutiques globales, campeones regionales y súper bancos universales. Deben elegir uno y luego reestructurar las operaciones en consecuencia a su determinación.
  2. Control: los bancos necesitan reforzar sus tres líneas de enfoque de gestión de riesgo de defensa mediante la mejora de la eficiencia, el fortalecimiento en la gestión de proveedores y la creación de cadenas de suministro más simples.
  3. Protección: se deben minimizar las amenazas internas y externas demostrando que tienen sistemas para prevenir el lavado de dinero y la delincuencia financiera. También, necesitan prepararse para ataques cibernéticos y futuras interrupciones.
  4. Optimizar: la relación costo-activo para los bancos apenas se ha movido en los últimos cinco años. Ellos necesitan cambiar a un esfuerzo de futuro para adoptar la tecnología y conducir la “eficiencia de la próxima generación” en la gestión de gastos para hacer progresos relevantes y significativos.
  5. Crecer: se necesita invertir en personal y tecnología para apoyar la innovación que defienda la cuota de mercado y trabajar para asegurar que sigan siendo competitivos a medida que los clientes se vuelven más dispuestos a usar productos financieros ofrecidos por socios no tradicionales.

Bill Schlich, socio líder de Mercados de Capital, opinó al respecto: “este informe establece una agenda ambiciosa para los bancos mundiales en el próximo año. Necesitarán ir más allá de los ajustes incrementales, implementar y ejecutar efectivamente la innovación en toda la empresa, incluso en un entorno mundial incierto”.

Para leer el informe completo, visite www.ey.com/bankingstrategy