Es el momento de la digitalización tributaria

La Reforma Tributaria Estructural ordena la modernización tecnológica de la Dian, imperativa para combatir la evasión.

 

Bogotá, mayo de 2017. El pasado 17 de mayo la Firma EY (Ernst & Young) Colombia realizó el evento ‘Inversión y Tributación en Latinoamérica: oportunidades y desafíos’, en el que expertos tributaristas de Argentina, Chile, Perú, Centro América, Estados Unidos y Colombia compartieron con empresarios colombianos sus perspectivas respecto a la actualidad tributaria en Latinoamérica, la planeación tributaria internacional bajo BEPS y de inversiones desde Colombia, la Reforma Tributaria en Estados Unidos y su impacto en la región y los aspectos de tributación y fiscalización en un ambiente digital.

Esta última temática dejó varias tareas por cumplir en Colombia, según los expertos. Los cálculos de evasión anuales del IVA y el Impuesto a la Renta por parte de diferentes entidades, apuntan a cifras billonarias. En este sentido, ellos señalan que la incorporación de  tecnología de punta, y el fortalecimiento de los procesos de digitalización, análisis de datos, inteligencia de negocios y robótica acelerarían el proceso hacia una reducción de la evasión, y facilitaría los procesos de fiscalización.   

Margarita Salas, Socia de Impuestos de EY Colombia, indicó que el “país tiene una oportunidad única de realizar un plan de modernización tecnológico de la Dirección de Impuestos y Adunas Nacionales (DIAN), el cual fue autorizado en la Reforma Tributaria, así que  el Estado podrá redefinir a partir de la incorporación de tecnología, el modelo de servicio de asistencia e información al contribuyente para facilitar el cumplimiento voluntario oportuno de las obligaciones tributarias, aduaneras y cambiarias, y al mismo tiempo el modelo de control fiscal masificando las acciones de fiscalización y cobro y así disminuir los índices de evasión”.

Gil Mendes, socio de EY Brasil, especialista en digitalización tributaria menciona: “En Brasil tenemos 20 años de experiencia manejando herramientas digitales y formatos electrónicos que han permitido al gobierno tener visibilidad de toda la cadena tributaria y de cruzar información de personas y empresas y así bajar los índices de evasión”.

Las herramientas tecnológicas ayudarán a solucionar el problema de la falta de interconexión de los sistemas de información de las entidades que salvaguardan datos de los contribuyentes y la DIAN debe tener la capacidad de interactuar con esos sistemas para promover un verdadero control al cumplimiento de las obligaciones tributarias.

“Digitalizar es una de las herramientas para empezar a corregir el fenómeno de la evasión. Son muchas vías por las cuales los contribuyentes disminuyen o evaden sus cargas fiscales o tributarias. La digitalización es más que la factura electrónica. Hay que repensar el panorama y definir los perfiles de riesgo de los contribuyentes, de las industrias y  las tendencias de consumo de ellos para establecer el control efectivo que eleve los porcentajes de recaudo de manera adecuada”, destacó la socia de EY.

Análisis de información, la clave

La digitalización puede proveerle a la administración tributaria la capacidad de albergar una gran cantidad de información de los contribuyentes. No solamente la que viene de la factura electrónica, sino de la que es otorgada por sus pares de otros países, de los diferentes organismos de control, de particulares, de entidades territoriales y de otros gobiernos, lo cual se traduce en un análisis de datos constante y confiable. Es muy difícil pensar hoy en procesos de fiscalización que avancen si no tenemos la información digitalizada, anula la oportunidad de cruzar datos y de interactuar con otros sistemas”, mencionó Salas.

“Colombia está en el proceso de entrar a lo digital, tomará un tiempo, no muchísimo tiempo, para que el gobierno pueda empezar a aplicar estos controles que disminuyen los niveles de evasión”. Asegura el experto brasilero de EY.

Para concluir su panel la experta y indicó que a pesar de que desde hace años la normativa colombiana permitía dinamismo y entrada al mundo digital, desde la perspectiva del control fiscal se dejó pasar el tiempo para avanzar debido a la carencia tanto de recursos tecnológicos, como de recursos humanos plenamente formados en administración tributaria.