Las NICSP. Una oportunidad que la nación no puede desaprovechar

Por Iván Urrea, socio de auditoría especialista en NICSP

Columna Publicada por la revista El Contador Público del Instituto Nacional de Contadores Públicos en la edición 193

¿Será que si?

Estamos ya terminando la primera cuarta parte del año y el tiempo para hacer la tarea se nos va de las manos. Los responsables de la información financiera del sector público continúan pensando si las NICSP van o no a ser una realidad, similar a lo que pasó años y meses antes de la entrada en vigor de las NIIF. Falta de presupuesto, falta de personal, ley de garantías, procesos de contratación demorados, falta de expertos, continuidad en el cargo, los sistemas de información, entre otros, son muchas las excusas y los temores. Solo aquellos que realmente entienden su rol y buscan dejar huella positiva en este País se arriesgan a dar los pasos que exige el nuevo reto que se ha trazado la Nación y en especial la Contaduría General de la Nación.

Los contadores del sector público deben entender que esto es una realidad y una necesidad de modernización del estado colombiano. Y si, los contadores y financieros de hoy fuimos los llamados a dar ese gran salto y debemos afrontar el reto con la altura y profesionalismo que merece nuestra Patria. En estos tiempos de turbulencia en la región los gobiernos serán medidos y recordados por la firmeza y convicción con que dieron los pasos necesarios para modernizar y aclarar sus cuentas.

Una oportunidad

Los pocos visionarios y valientes que se han adelantado al lote, han vislumbrado oportunidades que otros no lograrán capitalizar. El saneamiento contable, los ajustes a los procesos, la evaluación de competencias y los ajustes a los sistemas de información, son solo algunos de los muchos temas que colateralmente se pueden mejorar con la bandera de las NICSP. En fin, una oportunidad para que se modernice el estado, para que prime el conocimiento técnico sobre otros criterios, para fortalecer la rendición de cuentas,  para que nos vean con otros ojos desde el exterior y para hacer algo de Patria.

Compromiso personal

Por último, también es responsabilidad de cada uno de los profesionales de contaduría y profesionales afines en ponerse al día. La resistencia desde luego es dura, pero tarde o temprano, el cambio de norma depurará la población de contadores del sector público como está pasando con los contadores del sector privado. Perdurarán quienes a pesar de las dudas y demoras de sus entidades, se han ocupado de forma responsable de mantenerse vigentes como profesionales. Esperamos que esta renovación permita dejar atrás muchos de los males que aquejan a las finanzas de nuestra querida nación.

Ojo a la contratación

Los órganos de control a tener los ojos muy abiertos. Si, en muchos casos será necesario involucrar especialistas para facilitar la transición. Pero resulta llamativo que ahora existen expertos en NICSP o “afines” con 5 y hasta 10 años de experiencia en Colombia. ¿Serán los mismos con las mismas?

 

Para consultar acerca de Normas Internacionales de Contabilidad para el Sector Público, no dude en contactarnos al teléfono 4847000 o al correo electrónico contactoey@co.ey.com