La OCDE publicó la actualización 2017 de las Directrices Aplicables en Materia de Precios de Transferencia a Empresas Multinacionales y Administraciones Tributarias

Descargue la versión en PDF

Resumen ejecutivo

El 10 de julio de 2017, la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) publicó en inglés y en francés la edición 2017 de las Directrices Aplicables en Materia de Precios de Transferencia a Empresas Multinacionales y Administraciones Tributarias (“TPG” de la OCDE por sus siglas en Inglés o Directrices).

La edición 2017 de las Directrices, refleja principalmente la consolidación de los cambios resultantes del Proyecto de la OCDE y el G20 de lucha contra la erosión de la base imponible y el traslado de beneficios (BEPS por sus siglas en Inglés), pero también contiene la guía revisada sobre safe harbours y otros cambios en términos de consistencia que llevaron a producir esta nueva versión consolidada de las Directrices.

Discusión detallada

Antecedentes

Las Directrices de la OCDE proporcionan la orientación sobre la aplicación del principio de “plena competencia”, que representa el consenso internacional sobre la valoración para efectos fiscales, de las transacciones transfronterizas entre empresas vinculadas. La primera versión de las Directrices fue publicada en 1995 como una revisión del Informe de la OCDE “Precios de Transferencia y Empresas Multinacionales” publicado en 1979. Desde entonces, las Directrices se han venido actualizando periódicamente, lográndose para el 2010 que la actualización se hiciese en formato de libro.

Desde su última actualización, la OCDE ha estado trabajando en varios de los capítulos de las Directrices. En mayo de 2013, se aprobó la redacción revisada del capítulo IV, sección E, sobre safe harbours, generándose nuevas oportunidades para que los países logren aliviar algunas cargas de cumplimiento y para proporcionar mayor certeza en los casos en donde pequeños contribuyentes o transacciones no tan complejas estén involucrados.

En octubre de 2015, la OCDE publicó los Informes Finales sobre el Plan de Acción BEPS (del inglés “Base Erosion and Profit Shifting”, en español «Erosión de la base imponible y el traslado de beneficios»), incluidos los Informes Finales sobre las Acciones 8-10 y 13. Estos informes recomendaron una serie de enmiendas a los Capítulos I (Principio de Plena Competencia), II (Métodos de Precios de Transferencia), V (Documentación), VI (Consideraciones Especiales para los Intangibles), VII (Consideraciones especiales para los Servicios Intercompañía) y VIII (Acuerdos de Costos Compartidos) de las Directrices. Las enmiendas fueron adoptadas formalmente por el Consejo de la OCDE el 23 de mayo de 2016, junto con una recomendación sobre las medidas del plan de acción BEPS relacionadas con los precios de transferencia, que establecía que tanto los países miembro de la OCDE como los países no miembro deberían seguir las orientaciones de las Acciones 8-10 y de la Acción 13.

Directrices de la OCDE 2017

El 10 de julio de 2017, la OCDE publicó la edición 2017 de sus Directrices. Esta nueva versión consolida los cambios acordados en relación con safe harbours, y las diversas recomendaciones del plan de acción BEPS. Como resultado, la edición de 2017 incluye nuevas directrices sobre la aplicación del principio de plena competencia (revisiones de la sección D del capítulo I de las Directrices); Factores de comparabilidad en los precios de transferencia, incluidos ahorros por ubicación, la fuerza de trabajo y las sinergias de grupo de las empresas multinacionales (adiciones al capítulo I); precios de transferencia para transacciones de productos básicos o commodities (adiciones al capítulo II); la prestación de servicios de bajo valor (revisiones del capítulo VII); las nuevas versiones del capítulo VI, sobre el tratamiento de los intangibles, el capítulo VIII, que cubre los Acuerdos de Costos Compartidos, y el capítulo V, sobre la documentación de precios de transferencia.

Adicionalmente, esta edición 2017 de las Directrices incluye los cambios al capítulo IX, sobre los aspectos relativos a los precios de transferencia en las reestructuraciones empresariales y las inconsistencias con las partes las Directrices que han sido revisadas como resultado del proyecto BEPS y aprobadas por el Consejo de la OCDE en Abril de 2017, además de una serie de otros cambios aprobados por el Comité de Asuntos Fiscales (CFA) de la OCDE el 19 de mayo de 2017.

La edición de 2017 también incluye la versión revisada de las Recomendaciones del Consejo de la OCDE sobre la Determinación de Precios de Transferencia entre Empresas Vinculadas (“la Recomendación revisada”). La Recomendación revisada, similar a la Recomendación de 2016, hace referencia al hecho de que todos los países que participan en el proyecto BEPS se comprometieron a seguir las guías de las Acciones 8-10 y 13. En esta recomendación revisada se hace referencia al establecimiento del Marco Inclusivo del Proyecto BEPS. Todos los países miembros del Marco Inclusivo del Proyecto BEPS participan en igualdad de condiciones en el Comité de Asuntos Fiscales de la OCDE y en los grupos de trabajo técnicos, incluido el grupo de trabajo sobre las Directrices. Adicionalmente, la Recomendación revisada refuerza la pertinencia de las Directrices más allá de la OCDE al invitar a los países que no pertenecen a la OCDE a adherirse a la Recomendación revisada. Por último, incluye una delegación del Consejo de la OCDE al Comité de Asuntos Fiscales para aprobar por consenso futuras enmiendas a las Directrices, de carácter esencialmente técnico.

Implicaciones de las Directrices de la OCDE 2017

Con el lanzamiento de la edición 2017 de las Directrices, se consolidan los cambios que se han venido adoptando desde la última actualización en el año 2010. Cada país adopta diferentes enfoques con respecto a si incorpora las Directrices en sus sistemas de administración de impuestos. Por ejemplo, en algunos países, las normas internas se refieren explícitamente a las Directrices aprobadas por la OCDE, mientras que en otros países se requiere alguna forma de acción administrativa o de otro tipo para incorporar una nueva versión de las Directrices en su ordenamiento jurídico interno. La mayoría de los cambios en la actualización de 2017 ya habían sido aprobados previamente por la OCDE. Los cambios, que fueron aprobados por el Consejo de la OCDE y el Comité de Asuntos Fiscales en 2017, se relacionan con los cambios en el Capítulo IX y otros cambios de consistencia.

Las empresas multinacionales deben comprender y analizar las implicaciones de este desarrollo para cada jurisdicción en la que operan. Por ejemplo, las empresas multinacionales deberían revisar los cambios de las Directrices con respecto a sus operaciones globales y sus políticas y enfoques actuales de precios de transferencia. Es probable que la fiscalización realizada por las autoridades fiscales de los países miembro y no miembro de la OCDE se incremente y se apliquen los conceptos de los cambios incorporados para la revisión de las transacciones entre compañías vinculadas.

La OCDE está llevando a cabo más trabajos y generando nuevos lineamientos los cuales vale la pena mantener monitoreados. Por ejemplo, en los intangibles de difícil valoración, el método de partición de utilidades  y transacciones financieras. Se espera que un primer borrador de discusión sobre este último punto sea publicado a finales de este año.

Cordialmente:

Andrés Felipe Parra

Socio de Precios de transferencia

José Erney Guarín

Socio de precios de transferencia

Mónica Piedrahíta

Directora ejecutiva de Precios de transferencia

 

Si le interesa recibir mayor información con respecto a estas modificaciones normativas, o está interesado en que lo asistamos eneste tema u otro en particular, por favor comuníquese con nosotros a los teléfonos: 4847000 o 4847474, o al correo electrónico contactoey@co.ey.com


Histórico de Tax ALERT