Reforma tributaria en EE. UU. grandes implicaciones para la industria colombiana

Luis Sánchez, socio de impuestos internacionales de EY analizó las principales implicaciones de la Reforma Tributaria en EE.UU.

Carrying Cargo on the Water
“En algunos casos las exportaciones colombianas de bienes y servicios al país del norte, en especial a compañías del mismo grupo empresarial, pueden en algunos casos verse afectadas ante las medidas que se plantean”.

Las reformas tributarias suelen ser componentes fundamentales dentro de la política de cada gobernante, y las propuestas que al respecto se hacen en épocas de campaña muchas veces suelen ser definitivas para el resultado electoral.

Aunque estos asuntos suelen ser primordialmente de orden interno, la Reforma Tributaria en Estados Unidos impacta la economía de muchos países, entre ellos Colombia, que posee gran cantidad de relaciones comerciales y de inversión con el país del norte.

La propuesta, conocida como: “Tax Cuts and Jobs Act” (Ley de Trabajo y Recortes a Impuestos), fue aprobada por la Cámara de Representantes el pasado 16 de noviembre, y ahora  se debate ante el Senado de Estados Unidos. Dicha reforma  se perfila, desde su título, a generar cambios relevantes en la normatividad de impuestos que este país ha tenido en el pasado.

Al respecto Luis Sánchez, socio de impuestos internacionales de EY, analiza: “es una propuesta que se ha considerado como la modificación a la normatividad tributaria norteamericana más importante en los últimos 31 años, y puede generar cambios profundos en la forma en que las compañías multinacionales de dicho país operan y hacen sus planeaciones para invertir en el mundo”.

Por ejemplo, con el fin de atraer la inversión hacia Estados Unidos se reduciría del 35% al 20% la tasa de impuestos corporativos. En Colombia esta tasa nominal es cercana al 40% para el 2017, y que podría llegar a ser el 33% a partir del 2019, cifras que lucen altas bajo los estándares internacionales, que podrían verse  presionados a reducirse debido a la disminución que propone la primera economía mundial. Está reducción de la tasa corporativa estará acompañada de un decisión de no gravar a futuro los dividendos repatriados por empresas americanas a  dicho país. Actualmente, éstos están sujetos a la tasa del 35% mencionada anteriormente, aunque puede llegar a solicitarse crédito fiscal por los impuestos pagados en el exterior. Sin embargo, en relación con utilidades que subsidiaras de compañías norteamericanas tengan en el exterior acumuladas hasta el 2017, se establecerá un impuestos de transición que podría estar entre el 14% y 5%, según el tipo de activos en que la compañía del exterior tenga invertidos sus fondos.

En línea de mantener el capital dentro de sus fronteras, se están discutiendo normas que podrían incrementar la tributación en el caso que las compañías norteamericanas adquieran ciertos activos o servicios de empresas de su propio grupo empresarial que están ubicadas en el exterior. Estas normas incentivan que los capitales americanos se retengan dentro del país, al mismo tiempo que se promueve la producción local.

Los enfoques estratégicos que evidencian estos cambios, entre otros propuestos, apuntan a una reforma que busca incrementar la inversión en Estados Unidos, tanto nacional como extranjera; promover la repatriación de capitales al país; y crear barreras a la adquisición de ciertos bienes y servicios en el exterior”, anota Sánchez, experto tributario de EY.

¿Cómo impacta esta reforma a las empresas colombianas?

 “Para las compañías que tienen inversiones en EE.UU. puede ser una oportunidad para desarrollar sus negocios allí considerando la tarifas reducidas, aunque si tienen escudos fiscales que pensaban recuperar al 35%, ahora solo podrán recuperarlos  al 20%. Por otro lado, compañías colombianas que hace parte de grupos norteamericanos posiblemente verán modificadas sus estrategias de inversión, repatriación, y transacciones intercompañías con sus vinculados en EE.UU.” señala Sánchez, experto tributarista de EY.

  • Se puede dar un cambio global de foco en las inversiones pues las nuevas tasas corporativas de EE. UU. resultan competitivas y pueden lograr un equilibrio ante los bajos costo de producción y mano de obra de países como Colombia.
  • En algunos casos las exportaciones colombianas de bienes y servicios al país del norte, en especial a compañías del mismo grupo empresarial, pueden en algunos casos verse afectadas ante las medidas que se plantean.
  • Las barreras a las transacciones ‘intragrupales’, conjugado con la reducción de impuestos a la repatriación de utilidades, podría causar que muchos capitales fueran enviados a Estados Unidos, en lugar de mantenerse en otras jurisdicciones.
  • La alta tasa de renta corporativa en Colombia, que en el futuro no podría tomarse como crédito tributario en EEUU, generará un desincentivo a invertir en el país, situación que debería comenzar a revisar nuestro país.

La iniciativa espera tener una discusión importante en el Senado, del cual saldrá un texto que deberá ser conciliado con lo que ha sido aprobado por la Cámara, para ser finalmente firmada por el presidente y convertirse en ley.  “Hay que estar atentos a los desarrollos de la propuesta, e identificar y modelar los efectos que pueda generar en los negocios, con el fin de tomar medidas que permitan manejar los mismos” concluye Sánchez.