¿Qué buscan los inversionistas en las start-up que se encuentran en etapas tempranas?

Hablamos con Blue Lime Labs, un inversionista semilla para start-ups

w

Invertir en una startup puede ser una experiencia gratificante para todos los participantes, tanto personal como profesionalmente. Es una oportunidad para ayudar a un emprendedor a tomar una idea y convertirla en un negocio viable. No obstante, el riesgo que implica es palpable y aquellos que invierten en las etapas tempranas de una startup están entrando en terrenos desconocidos. La realidad es que muchas fracasan.

¿La inversión indicada? ¿El inversionista indicado?

Los inversionistas ángel al final de cuentas buscan invertir en ideas que consideran serán rentables a largo plazo. Pero encontrar esas startup no es fácil. La clave al invertir capital semilla en una idea o compañía nueva es tener la habilidad de detectar una oportunidad de mercado y luego desarrollar una relación con el emprendedor que permita una colaboración cercana.

Blue Lime Labs está haciendo justamente eso. Con sede en Lituania, fue constituida por Per Møller, excolaborador de EY, y Gytenis Galkis. Blue Lime es un preacelerador, es decir, invierte en ideas y no en productos. La compañía interviene en etapas muy tempranas y trabaja con el emprendedor para validar su idea de negocio. Si consideran que la idea tiene potencial, Blue Lime comienza la fase de desarrollo y ventas del proceso.

Conoce Blue Lime Labs

“Nuestra situación ideal es cuando uno o dos fundadores tienen una idea y vienen de esa industria. Así que cuentan con cierta experiencia en la industria, pero requieren de ayuda para desarrollar el producto. Necesitan un poco de apoyo con las ventas y quizás tienen una idea general de cómo se debe ver el producto pero no necesariamente de cómo debe desarrollarse”, dice Gytenis.

Al utilizar sus contactos y sus conocimientos de la industria, Per y Gytenis pueden evaluar una idea de negocio al ponerla a prueba directamente en el mercado. Si encuentran usuarios que estén interesados en el producto, entonces invierten su tiempo y dinero para trabajar con la startup en el desarrollo y venta del producto.

xx

Cómo detectar la siguiente gran idea

Validar la idea es solo la mitad de la batalla. Primero deben detectar el potencial, tanto en la oportunidad como en el emprendedor. Ambos admiten que siempre están buscando la próxima compañía “unicornio”, pero son realistas en cuanto a sus objetivos.

“Lo primero que hago cuando analizo una propuesta de inversión es ponerme en los zapatos del cliente. ¿Esto es algo que yo usaría, o lo habría utilizado en mi actividad profesional anterior? Aquí es donde empiezo. Si yo no lo usaría, entonces no me interesa”, dice Per.

Encuentra a Per en Linkedin

Gytenis añade que es importante que el emprendedor tenga los atributos adecuados: “Cuando buscamos estas compañías, es importante que la persona tenga una cierta combinación de atributos. Uno es una mentalidad emprendedora, o el deseo de experimentar y escuchar. Otro es: ¿saben vender? Si el fundador no sabe vender, entonces todo el producto está en riesgo, porque todos los vendedores que contraten no tendrán tanta pasión para hacerlo. Y el compromiso también es muy importante. El fundador debe estar comprometido”.

Invertir en lo que conocemos

Per también considera que es esencial invertir en lo que conocemos. “Cuando tomo decisiones de inversión, normalmente busco algo en un área en la que yo mismo he estado involucrado”, dice. “Entonces busco startups de negocio a negocio. En este momento estoy interesado en tecnología de Recursos Humanos”.

Una emprendedora que actualmente está trabajando con Blue Lime Labs es Monika Brazdžiūtė. Monika, una exgerente de Recursos Humanos, se reunió con Per y Gytenis para realizar una lluvia de ideas de cómo recabar las sugerencias y los comentarios de los empleados de una manera eficaz. Después de esa discusión inicial, pusieron a prueba su plan de negocio y obtuvieron una reacción positiva del mercado. Así fue como surgió su inversión más reciente, PulseTip.

PulseTip es una terminal que permite a las compañías medir las sugerencias y los comentarios de los empleados en tiempo real. Después de dos años, el producto se ha vendido en cinco países de Europa y las ventas siguen en aumento. Monika considera que la experiencia y la red de contactos de Blue Lime Lab fueron cruciales para el éxito de la compañía. “Es mi primera startup, entonces no tenía experiencia con crear algo desde cero. Blue Lime Labs ayudó a establecer procesos desde el inicio”. Blue Lime trabajó con Monika para reunir un equipo de desarrollo de software, encontrar los proveedores de hardware adecuados y crear un flujo de trabajo de ventas eficaz.

Gytenis está muy orgulloso del éxito de PulseTip: “La experiencia más gratificante al trabajar con startups es pensar en cómo puedes mejorar su proceso. Buscas diferentes soluciones, luego regresas y les dices, ‘Quizás podríamos intentar esto’, y si el enfoque funciona, es muy gratificante”.

Encuentra a Gytenis en Linkedin

En cuanto a la búsqueda elusiva de la próxima compañía “unicornio”, Per considera que una de sus inversiones podría sorprender a todos. “Espero ya tener la siguiente gran idea en mi cartera. Al encontrarme en el mundo de startups de negocio a negocio, es un poco más difícil explotar de la nada. Pero creo que ya la tengo, solo que no sé cuál de todas es”.

La clave para evaluar el potencial de una idea y de un emprendedor es ponerte en los zapatos del cliente: ¿tú comprarías lo que está vendiendo?