¿Qué pasa con las empresas en época de elecciones?

Para EY, la clave en periodos de elecciones está en comprometerse con la estrategia y no detenerse ante la incertidumbre.

VOTE spelt on a chain link fence

En cualquier país del mundo la época de elecciones, legislativas o ejecutivas, lleva al sector privado a una actividad introspectiva en la cual evalúa sus opciones ante los posibles cambios políticos. Colombia no es la excepción, más en un periodo donde se definen aspectos económicos y políticos fundamentales para el futuro del país.

Por esta razón, Libardo Bueno, socio líder del sector de gobierno e infraestructura en EY, menciona lo que considera son los cinco desafíos que enfrentan las empresas privadas en Colombia y consejos para afrontar exitosamente este panorama.

  1. La incertidumbre del proceso electoral, ya que se debe vencer la propia tentación de postergar inversiones por temor a lo desconocido. Para Libardo Bueno, las organizaciones necesitan tomar decisiones gestionando apropiadamente el riesgo para no quedar paralizados.
  2. Las empresas también se desenvuelven en mercados que sufren del mismo temor a lo desconocido. Ante esto, EY sugiere que el optimismo conjugado con una base estratégica sólida puede permitir lidiar este periodo exitosamente.
  3. Las organizaciones deben pensar a largo plazo y plantear soluciones proactivas desde lo privado hacia las necesidades estructurales del país, aportando al debate e incluyéndose en la agenda para conseguir políticas de estímulo al sector privado.
  4. Las compañías, independientemente de sus afiliaciones políticas, deberían ser promotoras de un debate con ideas, argumentos claros y profesionalismo. Según Bueno, las discusiones electorales que se tornan en ataques personales solo fomentan la polarización y distraen la discusión de las políticas que son realmente importantes para la sociedad y el sector privado.
  5. Por último, las organizaciones privadas enfrentan el desafío de presentar de forma transparente sus apoyos a campañas y relaciones con el gobierno. Los recientes escándalos de corrupción han empañado la gestión privada y esto se debe contrarrestar con muestras de actividades éticas que promuevan la confianza.

Y, ¿a qué debería comprometerse el gobierno? EY identificó cuatro compromisos que las instituciones podrían llevar a cabo, con el fin de generar un impacto positivo para el sector privado. Estos son:

  1. Continuar con los planes de infraestructura y la importancia de las APP (Asociaciones público-privadas).
  2. Transformar y optimizar la administración pública para incrementar su alcance y eficiencia.
  3. Continuar apoyando el gobierno digital, que hace más fácil la relación con las personas y empresas y reduce los costos de los trámites.
  4. Promover la transparencia en todos los niveles, de forma que se pueda usar esto como base para mejorar los sistemas de educación, salud y pensiones con más confianza.