Colombia se dirige a la reforma tributaria poselectoral

Conozca la perspectiva de Jaime Vargas, socio director de Impuestos, acerca del panorama tributario en las presentes elecciones presidenciales en el país.

Tomado de BN Americas

Jaime Vargas
Jaime Vargas, socio director de Impuestos de EY Colombia

Por Ulric Rindebro – viernes, 25 de mayo de 2018

Colombia llevará a cabo la segunda vuelta para la elección presidencial el domingo y quienquiera que llegue a ser el nuevo líder del país, es probable que introduzca algún tipo de reforma tributaria, un experto fiscal le informó a BNamericas.

Las encuestas recientes han mostrado que los candidatos favoritos son Iván Duque, el conservador optimista, del partido Centro Democrático y Gustavo Petro, el ex militante Marxista, de la Colombia Humana, en lo que será una de las votaciones más polarizadas en las últimas décadas.

La administración del saliente presidente Juan Manuel Santos implementó en 2016 una importante reforma tributaria que entró en vigor en enero del año pasado. La reforma incluyó una reducción en la tasa al impuesto de renta, un incremento en el IVA, y otro tema relevante fue convertir la evasión fiscal en un crimen castigable con prisión.

La tasa al impuesto de renta descenderá al 33% el próximo año como resultado de la reforma. En 2017 la tasa fue del 34% y este año del 33%, con una sobretasa del 6% y 4% respectivamente, las cuales aplican a aquellas tasas de renta corporativas que superen los 800.000.000 de pesos (USD$277,000). No se cobrará ninguna sobretasa a partir de 2019.

Es probable que el próximo presidente introduzca cualquier tipo de iniciativa de reforma tributaria durante el primer año de gobierno, lo cual ha sido tradicional en Colombia, a medida que los nuevos líderes buscan aprovecharse de las elecciones, Jaime Vargas (fotografía), Líder del Servicio Internacional de Impuestos en EY Colombia, le comentó a BNamericas en el marco de un seminario internacional sobre impuestos organizado por EY Chile.

Duque tiene una mayor oportunidad que Petro de asegurar la aprobación de una reforma tributaria ya que goza de mayor apoyo en el congreso, mencionó Vargas.

¿Puede Colombia competir en impuestos?

El viernes, la OECD formalmente invitó a Colombia a convertirse en el 37º miembro de la organización con sede en París, uniéndose a Chile y México como los únicos miembros en una organización conformada principalmente por países desarrollados.

Durante los últimos años Colombia ha adoptado una amplia variedad de normas de la OECD en la búsqueda de su membresía. Sin embargo, su tasa de impuesto de renta resalta por ser mucho más alta que el promedio de la OECD del 24,18% (en  2017).

La tasa del impuesto de renta en Colombia también es significativamente más alta que la media mundial (22,96%) y que la media en Suramérica (28,73%), de acuerdo con los datos de 2017 recopilados por Tax Foundation, una organización tributaria sin ánimo de lucro establecida en los Estados Unidos que favorece un sistema tributario simple con impuestos bajos.

Es claro que el impuesto de renta de Colombia no es competitivo internacionalmente, dijo Vargas, quien agregó que la complejidad en el sistema tributario del país también lo hace oneroso para las empresas.

La tasa de impuestos y la regulación están entre los 10 factores principales que reducen la posición del país en la clasificación de competitividad global del Foro Económico Mundial, apuntó Vargas.

La clasificación Doing Business del Banco Mundial del año 2018 señala el mismo problema con Colombia que ocupa el puesto 59 en el mundo en términos de facilidad para hacer negocios, pero se ubicó en el puesto 142 en la subcategoría que analiza que tan favorable para las empresas es el sistema tributario.

Vargas señaló que la tendencia reciente en América ha sido el reducir los impuestos a las empresas, con importantes reformas tributarias, los Estados Unidos y Argentina son ejemplos de esta tendencia.

Es probable que ocurra lo mismo en Colombia si Duque gana las elecciones porque disminuir la tasa del impuesto de renta hace parte de sus propuestas económicas. Con el objetivo de acercar la tasa de Colombia al promedio de la OECD, Duque planea financiar dicha reforma reduciendo el gasto público y la evasión de impuestos.

Vargas mencionó que reducir la evasión de impuestos es un reto difícil debido a la gran economía informal en Colombia. Aun así, una disminución en el impuesto de renta probablemente reduzca el incentivo de no pagar impuestos, agregó.

Influenciado por el reconocido economista francés Thomas Piketty, Petro se opone a reducir el impuesto de renta debido a que considera que no es garantía para la creación de un empleo sólido y que incrementará en Colombia el ya alto grado de desigualdad en el ingreso. Entre sus propuestas está el regresar del 19% de IVA al nivel donde estaba antes de la reforma del 2016, al 16%, descontando el IVA pagado por las personas que se encuentre por debajo del umbral de pobreza, así como también reducir la evasión fiscal.

Otro desafío para el siguiente presidente será acelerar el crecimiento de la economía, que según los estándares colombianos ha sido débil debido a los bajos precios del petróleo.

El crecimiento del PIB se aceleró al 2,2% en el primer trimestre sobre el 1,3% en el mismo trimestre del año anterior, y el FMI espera que la economía colombiana crezca un 2,7% este año.