Los puntos clave en el ámbito laboral con la entrada de Colombia a la OCDE

La aplicación de buenas prácticas sugeridas por la OCDE en temas relacionados con salud en el trabajo, sistema de seguridad, jornadas laborales e igualdad de género, podrían ayudar al crecimiento económico del país.

Después de 5 años y de haber cumplido las exigencias de 23 comités, Colombia fue admitida en la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), acompañando a Chile y México en Latinoamérica y sumándose a los 37 países miembro de todo el mundo. La normatividad laboral frente a las formas de contratación, asociación sindical, protección a sindicalistas e informalidad laboral, serán parte de los retos más importantes para el país.

El compromiso del gobierno colombiano, de las empresas nacionales y de las multinacionales con las sugerencias y alertas que propone la OCDE, será determinante para asegurar un continuo crecimiento de la economía en el país. Con respecto a esto, para Carlos Sandoval, socio del área de People Advisory Services de EY, las recomendaciones de la OCDE que beneficiarán en el ámbito laboral al país y garantizarán mayor productividad, disminuyendo brechas de riqueza y pobreza, se centran en los siguientes temas:

Salarios mínimos. Es necesario comenzar a trabajar en un esquema de salarios mínimos diferenciados. La recomendación es focalizar los salarios según regiones y edades. Adicionalmente, se debe pensar en fórmulas efectivas para tener esquemas de salarios y prestaciones sociales mínimas que promuevan la formalidad y las oportunidades de empleo. Lo anterior aportaría a la disminución de la brecha entre ricos y pobres.

Pensiones. La propuesta de la OCDE no abarca solo la igualdad de edad de pensión para hombres y mujeres, sino que gradualmente también se incremente dicha edad. Este puede ser un punto crítico en Colombia, pues desde la creación del sistema pensional siempre se han manejado diferentes edades, es por esta razón que se debe realizar un debate más profundo sobre el sistema pensional, que asegure a la población mejor acceso a los diferentes subsidios.

Garantías laborales. Existen directrices para empresas multinacionales -y para las nacionales que quieran seguir estas pautas- en el cumplimiento de normas laborales, en el fomento al derecho a la asociación sindical, en la igualdad en todas las áreas y en el fortalecimiento de salarios que permitan cubrir necesidades esenciales. Para promover y mejorar la productividad es clave que se revise el cumplimiento de todas las anteriores.

Reducción de pactos colectivos. La OCDE ha manifestado una preocupación por la alta presencia de pactos colectivos en Colombia, como herramienta para desincentivar el derecho a asociación sindical. Sin embargo, es importante anotar que ya se evidencia una reducción dentro del país de estos pactos: según cifras de la Presidencia de la República han venido reduciéndose en un 44% (de 254 depósitos -grupos reunidos bajo el modelo de pactos colectivos- en 2016, a 141 en 2017).

Pero, ¿por dónde pueden empezar las empresas a alinearse con estos cambios?

Carlos Sandoval también identificó algunas recomendaciones que las empresas podrían adoptar y así, contribuir al crecimiento de la economía y de las empresas en Colombia:

Diagnósticos internos. Es importante que las empresas trabajen en analizar cuáles son las áreas que requieren mejoras. La OCDE y el Ministerio de Trabajo han hecho énfasis en la importancia del cumplimiento de la normatividad en temas relacionados con la salud en el trabajo, el sistema de seguridad, las jornadas laborales y la igualdad de género. Las compañías deben priorizar estos análisis internos para saber con certeza si se están cumpliendo o no estos temas, y dónde se deben hacer ajustes.

Capacitaciones. Las áreas de talento humano son una pieza clave dentro de los cambios en las empresas. Es necesario que los trabajadores tengan claro cuáles son los objetivos y los puntos que se deben mejorar.

Buenas prácticas laborales. Se debe reflexionar sobre el tradicional discurso de empresas vs trabajadores para entender que en tiempos modernos se deben fortalecer los sistemas solidarios y colaborativos, que permitan identificar cuáles pueden ser las mejores prácticas laborales para fomentar la productividad y mejorar las relaciones internas con los empleados.

Pese a que el trámite de inclusión de Colombia a la OCDE aún tardará —pues la aprobación tiene que ser ratificada por el Comité Ejecutivo de la OCDE, el Consejo Ministerial, el Congreso de la República y revisada por la Corte Constitucional— es clave que desde ya las empresas trabajen en esos puntos recomendados y se mantengan al día con cualquier actualización.